Boxeo y Familia: La Combinación “Uno-Dos” Perfecta

Leo Santa Cruz, photograph courtesy of MTBoxing
Leo Santa Cruz, photograph courtesy of MTBoxing

En una modesta localidad de la parte este de Los Ángeles, entre un sin número de parques industriales, centros comerciales con mucho movimiento y el tráfico de la mañana hasta donde la vista alcance a ver, una familia llega a un pequeño gimnasio a entregar otro día mas de trabajo duro.

La ubicación del gimnasio, y el boxeador que le llama casa a este gimnasio, son el mismo, el uno y el otro. Callado. Humilde. Duro. La oficina de recepción no es nada ostentosa, la cual incluye un escritorio, dos sillas, y varios guantes de boxeo colgados en la pared. Posters del actual campeón peso Pluma Junior de la WBC Leo Santacruz alinean el corredor del espacio. La puerta da entrada hacia un modesto gimnasio de boxeo, que incluye cuatro costales, una perilla y un ring que roza el suelo.

Al entrar Leo Santa Cruz al gimnasio, sus manos están vendadas, el sonido de música Mexicana tradicional se escucha de las bocinas, y su equipo empieza a contar chistes para amenizar el ambiente. Santa Cruz sonríe en el fondo como si apenas escuchara la conversación al otro lado del gimnasio. Durante todo el tiempo su sonrisa característica está presente en su cara.

“Si, solo es mi personalidad. Desde que era chico siempre he tenido una sonrisa.” Santa Cruz me dice durante nuestro tiempo juntos en el gimnasio. El agrega, “Aun cuando estoy enojado no lo demuestro, de hecho estoy contento. Así soy yo.”
Cualquiera se preguntaría, “ como es que este muchacho tan feliz sea un pugilista campeón del mundo?” La respuesta es sencilla. Este “muchacho” sabe tirar guantes. La sonrisa característica es engañosa. No es descabellado pensar que Santa Cruz es incapaz de enojarse.

“Si me puedo enojar, pero no lo demuestro. Siempre voy a estar sonriendo. Es algo a lo que estoy acostumbrado. Siempre voy a ser así,” dice Santa Cruz.

No lo sabrías al conocerlo en persona o al verlo por primera vez que Santa Cruz, una súper estrella en ascenso en la división pluma, está a punto de subir al ring con su hermano mayor Antonio Santa Cruz y demostrar un movimiento de pies impecable, velocidad, y poder que se asemeja bastante al estilo de su ídolo de la infancia, Julio Cesar Chávez.

“Admiraba a Julio Cesar Chávez cuando era chico porque a mi papa le gustaba verlo pelear,” dice Santa Cruz al preguntarle como quien moldea el su estilo de boxeo. “Mi papa siempre me dijo que su estilo era perfecto y que utilizar los golpes al cuerpo como lo hacía Chávez me ayudaría a ganar. Cuando tenía 8 años fui al gimnasio y empecé a practicar golpes al cuerpo como me dijo mi papa,” dice Santa Cruz.

Y antes de darme cuenta, durante el primer round de boxeo en sombra, una voz familiar grita instrucciones a Leo de que sus manos están muy abajo. Su padre, entrenador y más cercano confidente, José Santa Cruz refuerza los principios que les enseño a Leo y sus hermanos hace varios años.

Cuando le pregunte a Santa Cruz acerca del proceso de aprendizaje continuo para pulir sus habilidades en el ring, responde rápidamente con una respuesta articulada: “Un boxeador nunca deja de aprender,” dice Santa Cruz. “Siempre puedes aprender más y más…de lo malo y de lo bueno…eso es lo que hemos estado haciendo,” lo dice con confianza.

El padre de Santa Cruz, José, desde hace mucho tiempo es aficionado al boxeo, paso un sin número de horas digiriendo esta ciencia. El llevaba a Leo y sus hermanos al gimnasio y les enseñaba lo que el aprendió desde una muy temprana edad. Muchas veces con poco o sin dinero para el transporte, José caminaba al gimnasio con Leo y sus hermanos para que pudieran practicar su oficio.

“Mi papa siempre está viendo videos de otros boxeadores de hace tiempo atrás y de ahora para ver lo que la gente está haciendo mal y lo que esta haciendo bien,” dice Santa Cruz. “Mi papa no tiene miedo decirme lo que estoy haciendo mal…me lo dice directo” dice Santa Cruz. Santa Cruz agrega, “Otros entrenadores le gritan a sus boxeadores en lugar de decirles lo que están haciendo bien y lo que están haciendo mal…si lo estoy haciendo bien me dice, pero si lo estoy haciendo mal él se asegura que lo corrija…eso es lo que me mantiene aprendiendo.”

Leo Santa Cruz, his brother Antonio and father Jose, photograph courtesy of MT Boxing
Leo Santa Cruz, his brother Antonio and father Jose, photograph courtesy of MT Boxing

Pero el asumir que Leo Santa Cruz, o “El Famoso Terremoto” como le dicen en el ring, únicamente se apoya en su padre y hermanos para consejos, dirección y apoyo sería un error. Santa Cruz tiene a otra gente a su alrededor a la que considera familia, como su Mexican Tradition Boxing Team, quienes asisten a Leo con asuntos de su vida diaria.

Cuando observaba a Santa Cruz en el gimnasio, pude platicar con el Coordinador de Medios Sociales del Mexican Tradition Boxing Team, Rene Rodríguez acerca de lo que significa ser parte del equipo. “Yo estoy aprendiendo más y más de todos aquí, incluyendo a Leo, y soy afortunado de tener la oportunidad de ser parte del equipo,” dijo Rodríguez. Agrega, “Es un sueño hecho realidad el trabajar con Leo y mi hermano [Andrew Rodríguez]. Es un honor ser parte de todo.”

Para entender como los hermanos Rodríguez llegaron a la posición en la que están, o para completamente comprender lo que las palabras “familia” y “boxeo” significan para Leo Santa Cruz, no tienes que ver más que al mismo Leo – un humilde campeón que personifica el termino en veces usado de más y a veces no correcto, “Campeón de la Gente.” Esto fue tan claro como el agua para mí durante la sesión de entrenamiento de Leo, cuatro jóvenes fanáticos fueron escoltados al gimnasio por Andrew Rodríguez, Director de Mercadotecnia de Mexican Tradition Boxing Team.

“Como puedes ver tenemos aficionados que vinieron del norte de California nada más para conocer a [Leo],” explica Rodríguez. “Leo es un verdadero ‘Campeón de la Gente’…ama a sus aficionados…es un representante para la gente,” agrega Rodríguez.

Más temprano en el día, me di cuenta de cuatro jóvenes que llegaron al gimnasio sin anunciarse, llevaban puestas camisetas nuevas de “El Famoso Terremoto” y cargaban posters con el logo de Santa Cruz. Los cuatro aficionados – de los cuales tres son hermanos – e hicieron un viaje de 5 horas desde el Área de la Bahía para ver si podían tener un pequeño vistazo de su boxeador favorito, son pura sonrisa mientras Santa Cruz los llama hacia el ring para una foto.

“Leo es mi mejor boxeador en este momento. Me encanta su estilo…como pelea,” dice Omero Medina. “Hay otros boxeadores que hemos querido conocer y no te hacen caso, pero Leo de hecho se da el tiempo…Por ejemplo, una vez su manejador se quería ir…pero Leo le dijo “espera, déjame tomarme esta foto,” dice Omero.

“El siempre hace tiempo para sus aficionados,” agrega José.

Omero Medina, Francisco Medina, Andrés Medina y José Villalobos están en la ciudad para la pelea de Juan Manuel Márquez – Mike Alvarado en el Forum en Los Ángeles un día después. Aprovecharon y se fueron un día antes, se comunicaron con Santa Cruz en Twitter, y le pidieron si podían pasar al gimnasio a conocerlo. Santa Cruz no lo pensó de veces y les dio la bienvenida al gimnasio para tomarse fotos, firmar guantes, y dejarlos ver una parte del entrenamiento. Los nativos del Área de la Bahía estaban tan sonrientes como Santa Cruz. Después del entrenamiento, platicaron un rato conmigo acerca de lo agradecidos que están de tener a un boxeador como Santa Cruz para apoyarlo.

“Lo queríamos ver entrenar,” agrega Francisco. “Para mí, me gusta la manera como pelea y como se conduce. Es muy humilde y eso me gusta,” continua.

Leo Santa Cruz with fans at Who's Next Boxing, photograph courtesy of MT Boxing
Leo Santa Cruz with fans at Who’s Next Boxing, photograph courtesy of MT Boxing

Después de pasar casi 2 horas en el gimnasio con Rene Rodríguez, observando a Santa Cruz en el ring, y desarrollando ideas para este artículo, era obvio que Santa Cruz se siente cómodo con su familia y amigos a su alrededor. El ambiente es ligero y enfocado al mismo tiempo. En una esquina del gimnasio, un boxeador en ascenso trabaja el costal con precisión, mientras u prospecto de peso completo se venda sus manos y cuenta chistes con el padre de Santa Cruz para pasar el tiempo. La conversación entre ambos se detiene un poco por una pequeña barrera de lenguaje, pero eso lo hace más agradable para ambos y para los otros boxeadores en el gimnasio. En este preciso momento, volteo a ver a Santa Cruz y está trabajando la perilla, con una sonrisa de oreja a oreja.

Le pregunte a Santa Cruz si le ayuda tener un gran grupo de soporte así en el gimnasio.

“Si, me ayuda. Me da motivación y fuerza…se me hace fácil venir al gimnasio…y entrenar más duro.” Dice Santa Cruz.

Yo respondí que verdaderamente parece un ambiente de equipo en el gimnasio. Santa Cruz agrego, “el apoyo que recibo de mi familia y amigos es fantástico. Y no solo para mi…nos ayudamos los unos a los otros. Todos nos motivamos a ser mejores.”

Leo Santa Cruz in action at Who's Next Boxing, photograph courtesy of MTBoxing
Leo Santa Cruz in action at Who’s Next Boxing, photograph courtesy of MTBoxing

La motivación de ser mejor y continuar en el camino a convertirse en una leyenda Mexicana del boxeo no empieza ni termina con la gente de Who’s Next Boxing Gym. Leo Santa Cruz ha pasado por muchas pruebas en su vida y superar cada prueba lo ha hecho un individuo más fuerte. Desde los días de crecer en la pobreza, a salir peleando de la división amateur hasta el gran escenario, hay dos personas por las cuales Santa Cruz busca lograr grandes cosas.

“La inspiración mas grande en mi vida es mi hermano y mi hija,” dice Santa Cruz. “Tiene un año y medio y desde que nació dije que quería lo mejor para ella…me motiva a querer hacer grandes cosas,” agrega.

Para mi es claro que Santa Cruz realmente sacrifica todo en el ring para apoyar a la gente que lo inspira. Santa Cruz continua, “Yo no quería que ella sufriera lo que yo sufrí cuando crecí.”

Santa Cruz y yo continuamos nuestra conversación y luego le pregunto de la segunda persona que lo inspira para ganarse la vida boxeando.

“Mi hermano Roberto tiene Lupus y sufre mucho,” Santa Cruz explica. Roberto el hermano de Santa Cruz, quien fue un boxeador realizado, actualmente sufre de la enfermedad debilitante y continua siendo el más grande aficionado de Leo.

“Yo trato de hacer lo mejor para ayudarlo porque la enfermedad es muy peligrosa. Nunca sabes que puede pasar, entonces estoy tratando de que se cumplan sus sueños y darle lo que él quiere también.” Agrega.

En este momento del día, muchas de las cosas que pensaba saber acerca de Leo Santa Cruz han sido confirmadas. Santa Cruz no tan solo motiva a su equipo, sino que también les da un sistema fuerte de apoyo a las personas en su vida que más necesitan alguien en quien apoyarse. En menos de una tarde, eh observado a este boxeador atender ciertas obligaciones de su equipo, meter una sesión de entrenamiento, acercarse a sus aficionados, y dar una entrevista exclusiva con nuestro equipo. Y nunca parece como una obligación. Santa Cruz realmente disfruta todo al respecto.

Al manejar esa mañana de San Diego al Este de Los Ángeles, no estaba seguro lo que iba a suceder. Había estado en contacto con el amigo y asociado de negocios de Santa Cruz, Rene Rodríguez, por dos semanas en anticipación de la entrevista. Le comente a Rodríguez que quería hacer una historia acerca de “boxeo” y “familia” y como lo maneja todo Leo. Antes de saberlo, tenía una historia completa del aspecto “familia” y era tiempo de sentarme y enfocarme en la cosa que disfruto como fan de Santa Cruz – boxeo.

No hay nada más agradable que ver en persona la “ciencia.” Desde una perspectiva técnica boxística, es un placer ver a Santa Cruz moverse en el ring. El decir que se “mueve” es un tanto inexacto, ya que de hecho se “desliza” de un lado a otro y de atrás hacia enfrente de lo que parecen diferentes ángulos en cada momento. Como un velocista Olímpico el cual sus pies apenas tocan el suelo durante la carrera, es casi imposible escuchar a Santa Cruz deslizarse atreves del ring.

Sus pies son silenciosos, así como el.

La cosa que note con Santa Cruz mientras golpeaba las guantaletas con su hermano es que sus pies, hombros, manos y cabeza están siempre moviéndose sincronizados. Como un jugador de golf que necesita moverse perfectamente en sintonía durante el swing, Santa Cruz opera como una maquina altamente calibrada. Su forma es impecable.

Conforme miras hacia arriba su cuerpo delgado, su torso dicta como se mueven sus hombros, forzando sus manos, las cuales están arriba y pegadas a su cara, en perfecta posición boxística para lanzar un ataque ofensivo. Las habilidades técnicas que demuestra Santa Cruz combinan habilidad natural boxística y un sentido mental de fortaleza que le permiten absorber información rápidamente y ponerla en uso en cuestión de segundos. Es realmente la mente y el cuerpo trabajando juntos.

Mientras Santa Cruz termina su entrenamiento y se seca, sigue moviéndose alrededor del gimnasio, hablando con su padre acerca de cosas del entrenamiento y atendiendo cosas a su alrededor. En un momento durante su rápida caminada por el gimnasio, me doy cuenta que Santa Cruz le está dando consejos a un joven boxeador en el gimnasio. Santa Cruz, un verdadero ejemplo rara vez habla, pero en este momento parece estar más que dispuesto a ofrecerle algunos consejos a su compañero de equipo.

Rápidamente hago una nota mental para preguntarle a Santa Cruz que consejos puede darles a peleadores jóvenes.

“Nunca rendirse,” dice Santa Cruz. Continua, “no importa que tan difícil sea…nunca te rindas…si se piensan rendir no lo hagan…nunca se rindan.”

Santa Cruz atiende algunos asuntos finales dentro del gimnasio, se despide de sus aficionados que han viajado hasta acá para verlo, y se da cuenta que su peluquero se está preparando en el local de un lado. Ya he pasado algunas horas en el gimnasio y francamente, no tendría ningún problema en quedarme unas cuantas horas más.

Nos sentamos por un momento y Santa Cruz está contento con su entrenamiento mientras espera la noticia de su equipo para saber quién será su próximo rival.

“El entrenamiento va muy bien…ahorita lo estamos hacienda tranquilo,” dice Santa Cruz.

Después de un histórico 2012 en el que Santa Cruz peleo cinco veces, que incluyo ganar el cinturón IBF peso Gallo y defenderlo tres veces, y un respetable 2013, Santa Cruz está ansioso de saber a quién enfrentará ahora.

“Todavía no me han dicho cuando voy a pelear pero me quiero mantener en forma para cuando me digan, poder empezar el trabajo duro…cuando me digan podemos empezar a irnos recio,” dice Sana Cruz.

Al momento de esta entrevista, la proxima pelea de Santa Cruz era incierta y se estaba lejos de concretar a su oponente. Para Santa Cruz, el trabajo duro dentro del gimnasio no para y la sed por lo que sigue, o mejor dicho, “Quien Sigue”, solo pesa mas para el campeon de la gente. Oponente o no, una cosa es cierta… Leo Santa Cruz no puede esperar para regresar a la accion.

Como un verdadero boxeador Mexicano, Santa Cruz anticipa el futuro y acoge la gran tradición boxística de México y las leyendas que pelearon antes que él. “Me gustaría convertirme en una leyenda del boxeo Mexicano como Julio Cesar Chávez, Marco Antonio Barrera, Oscar de la Hoya, y Eric Morales…Quiero ser como todos ellos.” dice Santa Cruz. Agrega, “Espero poder hacerlo y darles a los aficionados Mexicanos algo por lo que me recuerden.”

Saludo de mano a Santa Cruz, tomo una foto y le expreso mi gratitud por la experiencia que tuve este día con él y el personal de Mexican Tradition Boxing Team. Mientras acomodo mi maleta, y reviso mi teléfono, me doy cuenta que la temperatura está cerca de 102 grados afuera. Me esperan dos horas de camino y me apresuro en salir para evitar el tráfico de Los Ángeles.

Al ir saliendo del gimnasio, escucho una voz. “Matt, necesitas agua para el camino?” Antes de poder voltear por completo, veo a Santa Cruz rápidamente caminando hacia mí con una botella de agua fría. El actual campeón peso Pluma con su característica sonrisa me da una botella de agua…no me sorprendió en lo absoluto. Ese es Leo Santa Cruz siendo el mismo – poniendo a los demás antes que el sin importar quien sea.

El arco de la carrera de un boxeador de amateur hasta campeón no se define únicamente por los cinturones, dinero, y reconocimientos, sino por cómo se maneja el boxeador afuera de ring. No hay nadie que personifique el atletismo, gratitud, y profesionalismo mejor que Leo Santa Cruz. Y en mi opinión, Leo Santa Cruz representa lo que actualmente le falta al deporte del boxeo.

Una superestrella ordinaria que disfruta el viaje en el deporte que ama, con la gente que significa lo máximo para el – Boxeo y Familia…la combinación “Uno-Dos” perfecta.

Ve a la estrella Mexicana, Leo “El Famoso Terremoto” Santa Cruz, de regreso a la accion en vivo el 13 de Septiembre del 2014 en la cartelera de “Mayhem”, que presenta a Floyd “Money” Mayweather contra Marcos “El Chino” Maidana ll. Santa Cruz se medira a Manuel Roman en su segunda pelea del 2014. Sigue a Leo Santa Cruz en Twitter en @leosantacruz2 y dale like en Facebook. TheFightVoice agradece a Leo Santa Cruz y al Mexican Tradition Boxing Team por su tiempo y por permitirnos acceso durante nuestra entrevista para este articulo. Puedes seguir a Mexican Tradition Boxing @MTBOXINGTEAM y darles like en Facebook en https://www.facebook.com/MexicanTraditionBoxing. Como siempre, aficionados de TheFightVoice …Consume. Digiere. Reacciona. Repite.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s